Saltar al contenido
Mentalsa Psicologos

Ansiedad por Separacion

La ansiedad por la separación es el miedo o la angustia que puede ocurrir tanto a los niños como a los adultos cuando piensan en separarse de su hogar o de las personas a las que se han apegado.

¿Qué es la ansiedad por separación?

La ansiedad por separación se refiere al miedo excesivo o a la ansiedad por la separación del hogar o de una figura de apego. En versiones anteriores del DSM, la ansiedad por separación sólo se aplicaba a personas menores de 18 años. El diagnóstico se clasifica ahora como un trastorno de ansiedad que puede estar presente en todas las etapas de la vida.

La ansiedad por la separación es una etapa normal en el desarrollo de un bebé. Ayudó a mantener vivos a nuestros antepasados y ayuda a los niños a aprender a dominar su entorno. Por lo general termina alrededor de los 2 años de edad, cuando los niños empiezan a entender que un padre puede estar fuera de la vista en este momento, pero que regresará más tarde. La característica clave del trastorno de ansiedad por separación, sin embargo, es cuando la ansiedad excede lo que podría esperarse que da el nivel de desarrollo de una persona.

Los niños con trastorno de ansiedad por separación pueden aferrarse excesivamente a sus padres, negarse a dormirse sin estar cerca de una figura importante de apego, ser reacios a asistir al campamento o dormir en casas de amigos, o requerir que alguien esté con ellos cuando van a otra habitación de su casa. Los niños también suelen experimentar síntomas físicos cuando se anticipa o se produce la separación, como dolores de cabeza, náuseas y vómitos. Los adultos con este trastorno pueden sentirse incómodos al viajar de forma independiente, experimentar pesadillas al separarse de las figuras de apego, o estar demasiado preocupados por su descendencia o cónyuge y verificar continuamente su paradero.

Cuando la separación ocurre, los niños pueden parecer retraídos, tristes o tener dificultad para concentrarse en el trabajo o el juego. Dependiendo de la edad de la persona, pueden tener miedo de los animales, los monstruos, la oscuridad, los ladrones, los secuestradores, los viajes en avión, u otras situaciones que se perciben como peligrosas. Algunas personas sienten nostalgia cuando se separan de las figuras de apego, independientemente de su edad. La experiencia del trastorno de ansiedad por separación es a menudo frustrante para los miembros de la familia y puede llevar al resentimiento y al conflicto en la familia.

El trastorno de ansiedad por separación es el trastorno de ansiedad más prevalente en niños menores de 12 años. En un período dado de 12 meses en los EE. UU., se calcula que la prevalencia del trastorno de ansiedad por separación es de 0.9 a 1.9 por ciento entre los adultos, 1.6 por ciento entre los adolescentes y 4 por ciento entre los niños. Esta afección es igualmente común en hombres y mujeres.

Síntomas de la ansiedad por separación

Los síntomas del trastorno de ansiedad por separación incluyen:

  • Angustia excesiva cuando se separa de la casa o de las figuras de apego
  • Preocupación por perder o dañar a las principales figuras del apego
  • Preocupación excesiva por experimentar un evento negativo inesperado (perderse, enfermarse) que lleva a la separación de las figuras de apego
  • Negarse a dejar el hogar, la escuela, el trabajo u otro lugar por miedo a la separación
  • Miedo persistente a estar solo o sin figuras importantes de apego en el hogar u otros lugares. En los niños, esto puede parecer un
  • comportamiento de “aferrarse” o permanecer cerca de los padres en la casa.
  • Rechazo o renuencia a dormir fuera de casa o a dormir sin figuras de apego cerca
  • Pesadillas que involucran temas de separación del hogar o figuras importantes de apego
  • Quejas físicas repetidas como dolores de cabeza y náuseas cuando la separación ha ocurrido o se anticipa.

 

Para que se considere el trastorno de ansiedad por separación, estos síntomas deben estar presentes durante al menos cuatro semanas en niños y adolescentes y seis meses o más en adultos. Además, estos síntomas deben causar deterioro del funcionamiento escolar, social, ocupacional o personal como resultado de la ansiedad.

Causas de la ansiedad por Separación

La ansiedad por la separación de las figuras de apego es una parte normal del desarrollo temprano, particularmente en los primeros años de vida. La ansiedad se vuelve problemática cuando es excesiva dado el nivel de desarrollo de la persona y cuando causa alguna forma de disfunción en su vida.

Aunque se desconoce la causa del trastorno de ansiedad por separación, se han identificado algunos factores de riesgo. El trastorno de ansiedad por separación se desarrolla comúnmente después de que una persona experimenta un factor estresante importante, como una pérdida. Esta pérdida puede ser la muerte de un ser querido o de una mascota, un cambio de escuela, el divorcio de los padres, o algún tipo de desastre que separa a un individuo de sus seres queridos por un período de tiempo. Además, tener padres que son sobreprotectores o intrusivos podría llevar al trastorno de ansiedad por separación.

Aunque no se ha establecido el papel preciso de los factores genéticos involucrados en el trastorno de ansiedad por separación, las investigaciones han demostrado que esta afección podría ser hereditaria.

¿Cómo se trata la ansiedad por separación?

Para resolver los sentimientos de ansiedad por separación, un niño debe desarrollar un sentido adecuado de seguridad en su entorno, así como confianza en personas que no sean sus padres, y confianza en el regreso de los padres. Es útil que los padres acompañen al niño durante los exámenes médicos o tratamientos siempre que sea posible. Cuando uno de los padres no está disponible, la exposición previa a la situación, como visitar el consultorio del médico antes de una prueba, será útil para el niño. Algunos hospitales ofrecen especialistas de Child Life que explican los procedimientos y las condiciones médicas a niños de todas las edades. Si su hijo está particularmente ansioso y necesita atención médica significativa, usted puede considerar preguntarle a su proveedor de atención médica acerca de dichos servicios.

Para los niños mayores y los adultos, los tratamientos efectivos pueden incluir psicoterapia, cambios en las técnicas de crianza para adolescentes (y para adultos ansiosos con niños) y medicamentos ansiolíticos. El tratamiento para ciertos casos puede involucrar educación familiar y terapia familiar.

Para los niños más pequeños, hay acciones que los padres puede hacer:

  • Trata de programar las salidas después de las siestas y las comidas, ya que su hijo será más susceptible a la ansiedad por separación cuando esté cansado, hambriento o enfermo.
  • Prepara a tu hijo antes de que ocurra la separación asegurándole que usted regresará. Trate la ansiedad seriamente y reaccione con comprensión, paciencia y confianza: “Sé que no quieres que me vaya ahora mismo, pero volveré después de la escuela.” No te burles: “Eres tan tonta por llorar por ello.” No suenes molesto: “¡Me haces sentir tan loco cuando lloras así!”
  • Sé que estás molesto porque tengo que ir a la cocina, pero necesito preparar la cena”.
  • Cree sentimientos de seguridad en su hijo, al darle mucho amor y atención. Los niños pequeños aprenden más rápido cuando reciben la atención y el afecto necesarios que cuando los padres toman una actitud de “aprender por las malas”.
  • Practica separaciones de corto plazo alrededor de la casa. Al entrar en la habitación de al lado sin ser visto, hable con su hijo: “¿Adónde se fue mami?” Cuando regreses, avísale: “¡Aquí estoy!” Estas separaciones repetidas pueden ayudar a su hijo a aprender que su desaparición es sólo temporal.
  • Mantenga el control sobre sus propia ansiedad. Si su hijo siente o ve su angustia al marcharse, eso le transmitirá que algo malo pasa y su ansiedad se contagiará