Saltar al contenido
Mentalsa Psicologos

Ansiedad Social

tratamiento de la fobia social

El Trastorno de Ansiedad Social, anteriormente conocido como fobia social, es normalmente tratado por psicologos y psiquiatras. La fobia social se caracteriza por un temor constante a las situaciones sociales o situaciones de actuación (tales como hablar en público) en las que puede ocurrir vergüenza. El miedo central que subyace en la ansiedad social es el temor a la valoración negativa por parte de otros.

Aunque se ha demostrado que tanto la psicoterapia como los medicamentos son efectivos en el tratamiento del trastorno de ansiedad social, un enfoque combinado para el tratamiento -utilizando ambos al mismo tiempo- puede ser el más oportuno y eficaz.

Aunque algunas personas pueden encontrar alivio de algunos síntomas de ansiedad social a través de técnicas sencillas de autoayuda, la mayoría de las personas con fobia social diagnosticada necesitarán tratamiento profesional para superarlo.

Tratamiento para la ansiedad social

La psicoterapia es un método muy efectivo para el tratamiento del trastorno de ansiedad social. Específicamente, los tratamientos cognitivo-conductuales -que incluyen técnicas como la terapia de exposición, la reestructuración cognitiva sin exposición, la terapia de exposición con reestructuración cognitiva y el entrenamiento en habilidades sociales- parecen ser altamente efectivos para tratar la ansiedad social de manera limitada en el tiempo. La mayoría de la terapia cognitivo-conductual (TCC) se puede administrar en 16 sesiones (normalmente una sesión por semana). Al final del tratamiento, los síntomas de ansiedad de una persona se reducen enormemente o incluso desaparecen en algunos casos. La TCC para la ansiedad social parece ser igualmente efectiva, ya sea que se administre en forma individual o grupal.

Además de la TCC, otros tratamientos psicológicos también se han encontrado efectivos en el tratamiento de la ansiedad social. Estos incluyen la terapia cognitiva (un componente de la TCC), el entrenamiento de habilidades sociales solo, los ejercicios de relajación, la terapia de exposición sola/terapia conductual, y algunos otros tipos de formas menos practicadas de psicoterapia. La TCC basada en grupos también ha demostrado ser efectiva, ya que el componente grupal puede dirigirse directamente a algunas de las preocupaciones centrales de la ansiedad social generalizada o relacionada con el habla pública.

La terapia de exposición a menudo es un componente primario del tratamiento psicoterapéutico del trastorno de ansiedad social. La terapia de exposición, practicada ya sea en forma individual o grupal, implica que una persona aprenda a entender la base irracional de sus miedos (reestructuración cognitiva), enseñando habilidades simples de relajación para practicar mientras está en el momento, y gradualmente siendo “expuesta” a la situación que causa la ansiedad.

Un formato de exposición involucra imaginar un escenario que provoca ansiedad y caminar a través de él con el terapeuta en la seguridad del consultorio de psicoterapia.

A medida que aumenta la confianza del paciente, él o ella comenzará a aplicar las habilidades que ha aprendido en la sesión de terapia a eventos y entornos del mundo exterior. Denominada “exposición in-vivo”, se la puede asignar como tarea de terapia. En otro escenario, un terapeuta puede acompañar a su paciente en la comunidad. Esto puede ser altamente efectivo para crear confianza terapéutica y confianza en sí mismo dentro del paciente. Los ejercicios in vivo pretenden exponer deliberada y repetidamente a un paciente a situaciones temidas gradualmente como un intento de mostrarle al individuo, mediante un ejemplo objetivo, que su resultado temido es improbable,”no tan malo” o menos probable de lo que se espera que esté en su mente.

Como un ejemplo, la ansiedad social puede sentirse segura de que si hablase en un grupo o a una persona de interés romántico, sería completamente humillada y rechazada porque tartamudearía y diría algo estúpido; por lo tanto, esta persona ha evitado hacer amigos, salir con alguien o entrevistarse para nuevos trabajos. Durante la sesión, el terapeuta puede entrar a una tienda de comestibles con este paciente y pedirle que haga una pregunta intencionalmente embarazosa (por ejemplo, preguntar por qué el queso azul está mohoso). Alternativamente, en el formato de terapia de grupo, el terapeuta puede hacer que el paciente dé un discurso corto semanalmente delante de otros miembros del grupo con respecto a un “tema candente” o uno en el que saben poco. En cualquiera de estos casos, el individuo esencialmente se sentiría avergonzado de refutar su predicción sesgada sobre las consecuencias de tal acción.

El procesamiento cognitivo puede seguir a continuación donde el terapeuta y el paciente discuten cuánta ansiedad experimentó el paciente desde el comienzo hasta el final de la rutina de exposición, así como preguntarle al paciente (si algo) qué fue lo que aprendió como un takeaway para desafiar sus predicciones de amenazas originales (por ejemplo,.., “sí, fue raro hacer eso, pero la mujer no me mordió la cabeza por preguntarme por el queso azul… Apuesto a que la gente pregunta cosas raras todo el tiempo”). Gradualmente, con una exposición repetida, el paciente trabajaría para alcanzar metas o tareas en la vida que han sido evitadas debido a la ansiedad social.

Los tratamientos psicoterapéuticos, especialmente los basados en la exposición, han demostrado ser altamente efectivos en el tratamiento del trastorno de ansiedad social (Acarturk et al., 2009; Powers et al., 2008). La mayoría de las personas que prueban la psicoterapia con un terapeuta que tiene experiencia en el tratamiento del trastorno de ansiedad social encontrarán alivio de sus síntomas.

Medicamentos para la ansiedad social

La clase primaria de fármacos utilizados para tratar la ansiedad social se denominan inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS). Esta clase de medicamentos se desarrolló inicialmente para tratar la depresión, por lo que a menudo se denominan antidepresivos. Desde entonces, sin embargo, se ha demostrado que son efectivos en el tratamiento de una gama más amplia de trastornos. Los ISRS comunes incluyen Paxil (paroxetina), Zoloft (sertralina), Prozac (fluoxetina) y Luvox (fluvoxamina).

Otro tipo de antidepresivo llamado Effexor (venlafaxina) también se puede prescribir para ayudar con los síntomas de la fobia social.

Estos tipos de medicamentos generalmente toman de 6 a 8 semanas para empezar a sentir los efectos terapéuticos completos de ellos. Aunque puede ser frustrante esperar durante ese tiempo y sentir poco alivio, siempre tome todos los medicamentos según lo prescrito por su médico. Si usted experimenta cualquier efecto secundario angustioso, hable con su médico inmediatamente.

Hay poca razón específica para recetar un antidepresivo sobre otro para el tratamiento de este trastorno. Su médico puede elegir su medicamento basándose en su propia experiencia al recetarlo, o en los efectos secundarios típicos de la mayoría de las personas que lo toman. Si usted no está experimentando alivio en 6 a 8 semanas a partir de la primera medicación prescrita, hable con su médico. Él o ella puede decidir aumentar su dosis o probar un medicamento diferente por completo.

Otros medicamentos

Además de los ISRS, ocasionalmente se prescriben otros tipos de medicamentos para el tratamiento del trastorno de ansiedad social.

Los medicamentos ansiolíticos llamados benzodiazepinas rara vez se prescriben para el trastorno de ansiedad social, ya que forman un hábito extremo y actúan como sedantes. Sin embargo, debido a que actúan rápidamente en el corto plazo, pueden ser prescritos cuando una situación específica amerita su uso – como un compromiso inesperado de hablar en público que no puede ser evitado.

Una clase de medicamentos llamados bloqueadores beta también se pueden utilizar para aliviar la ansiedad social. Los bloqueadores beta funcionan bloqueando el flujo de epinefrina (más comúnmente conocida como adrenalina) que ocurre cuando uno está ansioso. Esto significa que pueden ayudar a controlar y bloquear los síntomas físicos que con frecuencia acompañan a la ansiedad social, al menos por un corto tiempo. Se utilizan principalmente para situaciones a corto plazo, como cuando se necesita dar un discurso. Sin embargo, al igual que las benzodiazepinas, generalmente no se recomiendan para el tratamiento de la ansiedad social y rara vez se prescriben para ello.

Técnicas de autoayuda para la ansiedad social

Se pueden intentar varias técnicas de autoayuda para ayudar a controlar los síntomas de ansiedad social. Estas son técnicas adoptadas de la terapia cognitivo-conductual (TCC), pero también pueden ser utilizadas fuera de la psicoterapia formal.

Como superar la Ansiedad Social

1. Practique ejercicios de respiración profunda.

A menudo identificamos los síntomas físicos de la ansiedad más fácilmente que los síntomas psicológicos, por lo que a menudo son los más fáciles de cambiar. Uno de esos síntomas físicos prominentes es la respiración. Sentimos una dificultad para respirar cuando estamos ansiosos, como si no pudiéramos respirar normalmente o no pudiéramos recuperar el aliento.

Un simple ejercicio de respiración que puede practicar en casa puede ayudar a aliviar esta sensación de falta de aire.

En una silla cómoda, siéntese con la espalda recta pero con los hombros relajados. Coloque una mano sobre el estómago y la otra sobre el pecho, de manera que pueda sentir cómo respira mientras practica el ejercicio.
Cierre la boca e inhale lenta y profundamente a través de la nariz mientras cuenta lentamente hasta diez. Es posible que no llegue a 10 cuando pruebe este ejercicio por primera vez, así que puede comenzar con un número más pequeño como 5 primero.
A medida que cuenta, note las sensaciones de su cuerpo mientras inhala. La mano sobre el pecho no debe moverse, pero debe notar que la mano sobre el estómago se levanta.
Cuando llegue a 10 (o 5), contenga la respiración durante 1 segundo.
Luego, exhale lentamente por la boca mientras cuenta 10 segundos (o 5 si está empezando). Siente el aire saliendo de tu boca y la mano sobre tu estómago entrando.
Continúe el ejercicio respirando por la nariz y por la boca. Concéntrese en mantener un patrón de respiración lenta y constante. Practique por lo menos 10 veces seguidas.
Cuanto más hagas esto, más aprenderás a controlar tu respiración -que pensabas que era incontrolable- por tu cuenta.

2. Da un paso adelante.

Los pasos sencillos son muy importantes en cualquier tratamiento,así como también pueden ser útiles los ejercicios de autoayuda. Después de todo, los cambios siempre tienen que ser poco a poco.

Para el trastorno de ansiedad social, esto puede significar el aprender ejercicios de relajación (tales como el ejercicio de respiración profunda) y practicarlos hasta que se conviertan en algo natural y fácil de hacer en cualquier situación, en cualquier momento.

La gente teme la idea misma de la “terapia de exposición”, así que es importante entender lo que no significa. No significa entrar mañana en su situación social más tensa sin poca ayuda o técnicas bajo su cinturón. Tampoco significa tener que enfrentarte a tus peores miedos para vencerlos.

La terapia de exposición simplemente se refiere a estar expuesto, muy gradualmente, a situaciones sociales que normalmente provocan ansiedad. Pero su exposición a ellos está en el mismo paso con su aprendizaje de relajación y técnicas de afrontamiento que le ayudan a lidiar con la ansiedad a medida que surge.

Usted puede probar esto en una forma más pequeña por su cuenta, con la ayuda de un amigo cercano o amigo de ansiedad. Por ejemplo, si temes los requisitos sociales de una cena, prueba a salir primero con un grupo de amigos más pequeño y de mayor confianza. Trate de reconocer lo que siente durante la noche y cuando sienta pequeños picos de ansiedad. ¿Qué pasó justo antes de ellos? ¿Cómo evitaste que se convirtieran en algo más grande?

3. Escuche su propia voz o su voz interior.

A menudo nos decimos cosas en nuestras cabezas que pueden o no ser verdaderas. Los psicólogos llaman a este tipo de cosas “autohabla”, mientras que otros lo llaman su voz interna. Parte de esta conversación personal es positiva y puede ayudar a fortalecer nuestra autoestima. Otras veces, esta conversación personal puede ser negativa y destructiva para nuestra felicidad.

Cuando esto último sucede, los psicólogos lo llaman “distorsión cognitiva”, es decir, nuestros pensamientos están distorsionados e irracionales. Todos tenemos pensamientos automáticos o distorsiones cognitivas, muchas veces a lo largo del día. Nos llevan a hacer suposiciones acerca de nuestros propios pensamientos, sentimientos y comportamientos que a su vez son falsos.

Usted puede revisar las 15 distorsiones cognitivas más comunes aquí y luego aprender a arreglar las distorsiones cognitivas aquí.

La clave es identificar los pensamientos automáticos a medida que ocurren, y luego contestarlos de nuevo para que no les permitas sacar lo mejor de ti.

El trastorno de ansiedad social es una enfermedad bastante común que se puede tratar con una combinación de psicoterapia, medicamentos y técnicas de autoayuda. Pero el primer paso para cualquier tratamiento es reconocer el problema y  buscar ayuda de un profesional capacitado, como un psicólogo.